Programa de información y apoyo dirigido a cuidadores y familiares de enfermos con demencias

Comorbilidad asociada a demencia

15_estrenimientoCon la edad, se producen distintos cambios en el sistema digestivo que favorecen la aparición de estreñimiento, que es enormemente frecuente entre los ancianos. La tendencia a la inmovilidad, la disminución de los movimientos espontáneos peristálticos del intestino, la disminución de la cantidad de alimentos ingeridos, la reducción de la cantidad de líquidos y la disminución de la fibra en la dieta son los motivos que provocan este fenómeno. También influyen ciertas patologías muy frecuentes en estas edades y la utilización de medicaciones que aumentan el estreñimiento. En la demencia tenemos que añadir el propio efecto de la alteración progresiva sobre el sistema nervioso, que disminuye los movimientos peristálticos y hace menos frecuente y más dificultosas las defecaciones.

Las consecuencias del estreñimiento, que en los pacientes con demencia es prácticamente constante, son variadas y pueden ir desde la aparición de problemas locales (hemorroides, fisura anal, hernias por el aumento de presión intrabdominal que se realiza durante las defecaciones) hasta generales; como ya hemos comentado antes, en muchas ocasiones, las manifestaciones de patología o síntomas en el ancianos se manifiestan con síntomas generales y no específicos del órgano o sistema afectado. Por ejemplo, es muy frecuente que el estreñimiento produzca inapetencia, náuseas y vómitos, dolor abdominal y alteraciones de conducta como agresividad y agitación, algo que un cuidador poco avisado o instruido difícilmente relacionaría con el estreñimiento.

En ocasiones se produce la denominada pseudodiarrea, que son deposiciones líquidas que se producen por rebosamiento cuando se ha producido una impactación fecal, es decir, la presencia de una gran masa fecal en el recto, alrededor de la cual pasa líquido simulando esta diarrea, cuando en realidad el origen del problema es un importante estreñimiento.

Por eso es importante que se tenga un control detallado del ritmo deposicional y que en todo momento consultemos a nuestro médico de Atención Primaria cuál es la mejor alternativa terapéutica para mantener un ritmo regular. En la actualidad se dispone de un amplio arsenal de laxantes, tanto por vía oral como rectal que pueden utilizarse y permiten un adecuado tratamiento de este problema.

El presente contenido tiene carácter orientativo y divulgativo, y no pretende sustituir el diagnóstico realizado por un profesional sanitario, por lo que no debe someterse a tratamientos ni seguir consejos sin dirigirse antes a un profesional sanitario. Ante cualquier duda respecto a su contenido, diríjase a su profesional sanitario.

Solo utilizamos cookies técnicas propias para efectuar la transmisión de comunicaciones por una red de comunicas electónicas o, en la medida que resulte estrictamente necesario, para la prestación de servicios de la sociedad de la información expresamente solicitados por el usuario, tratando datos necesarios para tales fines. El uso de dichas cookies no requiere el consentimiento del usuario (art. 22.2 LSSICE). Política de cookies. Más información

Solo utilizamos cookies técnicas propias para efectuar la transmisión de comunicaciones por una red de comunicas electónicas o, en la medida que resulte estrictamente necesario, para la prestación de servicios de la sociedad de la información expresamente solicitados por el usuario, tratando datos necesarios para tales fines. El uso de dichas cookies no requiere el consentimiento del usuario (art. 22.2 LSSICE). Más información.

[x] Entendido